Desde que Petro ganó la presidencia, el peso es la segunda moneda más devaluada