En marzo la confianza del consumidor volvió a caer y sigue en negativo